Blog

La importancia de cuidar de nuestras montañas

jueves, 16 de agosto de 2018
Publicado en:

A todos nos encanta disfrutar del ambiente único que reina en las montañas de Canarias. Aire más limpio y puro, un bello y frondoso entorno y una atmósfera que nos invita a relajarnos, mientras disfrutamos de nuestro deporte favorito rodeados de la más variopinta naturaleza.

Sin embargo, no todas las personas disfrutan de estas maravillas con responsabilidad. Si queremos seguir entrenando por nuestros senderos y compitiendo en las grandes carreras que atraviesan nuestras montañas, debemos cuidarlas con mimo, para poder seguir disfrutando de ellas durante muchos años más. Nuestros espacios naturales son algunos de nuestros tesoros más preciados, si no los cuidamos, pueden acabar por desaparecer.

Sin necesidad de irnos muy lejos, en Tenerife tenemos las magníficas montañas que rodean el Teide. Una red de senderos, entre pinares y laurisilva, que han sido el escenario de las múltiples ediciones de la Cajamar Tenerife Bluetrail. No en vano, los espacios naturales de Canarias se caracterizan por albergar una gran diversidad de paisajes y ecosistemas, gracias a las características únicas de nuestro clima y nuestra orografía.

No es de extrañar que nuestros espacios naturales cuenten con reconocimientos internacionales, quedando reflejados a partir del año 1954, cuando se creó el Parque Nacional del Teide, en Tenerife, así como la Caldera de Taburiente, en La Palma, posteriormente ampliados con la creación del Parque Nacional de Timanfaya (1974), en Lanzarote, y el de Garajonay (1981), en La Gomera. Dentro del campo de la Protección a la Naturaleza, la categoría de Parque Nacional es una de las más importantes y se caracterizan por acoger muestras representativas de diversos ecosistemas en un buen estado de conservación.

Concretamente, la isla de Tenerife posee un 48’6% protegido de su territorio. Y nuestra montaña predilecta, el Teide, fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2007, con la categoría de Bien Natural. El pico más alto de España se ha convertido en el parque nacional más visitado de España y Europa y, además, es el mayor y más antiguo de entre todos los parques nacionales de las Islas Canarias. Una auténtica maravilla de la que podemos disfrutar, cada año, gracias a los recorridos de la Cajamar Tenerife Bluetrail.

La denominada como Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos tiene como principal objetivo la regulación de las actividades humanas en nuestros espacios protegidos, eliminando aquellas que sean incompatibles con las labores de conservación. Y, actualmente, todos los Parques Naturales de Canarias cuentan con sus propios equipos de gestión, encargados de hacer cumplir estos reglamentos, los cuales se actualizan cada año.

De hecho, la prueba de la Cajamar Tenerife Bluetrail toma muchas medidas, no solo para el cuidado del medio ambiente, sino incluso para la mejora de los senderos. El reglamento de la carrera tiene como principio la  Eco-responsabilidad: entendiendo por tal el favorecer en su integridad la conservación ambiental, lograr el mínimo impacto del medio utilizando los senderos y caminos establecidos debiendo seguirse estrictamente, la recogida selectiva de desechos, la absoluta limpieza del recorrido y el respeto a la flora y fauna.

Además, entre las sanciones a los corredores, en el caso de que arrojen cualquier tipo de residuo, serían descalificados inmediatamente. A lo largo del año, siempre se revisa el itinerario de la carrera, proponiendo y realizando acciones de mejora. Entre estas acciones, destaca el cálculo de la capacidad de carga de la prueba, para evitar masificaciones; el cálculo del número de participantes, de forma que sea el adecuado al entorno y a la sostenibilidad; o la realización de recorridos para comprobar el estado de los senderos.

En definitiva, son muchas las razones por las que muchas de nuestras montañas se consideran espacios protegidos. La exquisita naturaleza que nos rodea, en este pequeño rincón del mundo, posee una riqueza. Responsabilicémonos todos de contribuir a su conservación, para que las generaciones futuras puedan seguir paseándose por los caminos que nos vieron nacer como amantes de la naturaleza y del deporte.

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario