Blog

Los errores más comunes del corredor de montaña

jueves, 23 de agosto de 2018
Publicado en:

Teniendo en cuenta la popularidad que han alcanzado las carreras de montaña, así como las competiciones de esta modalidad, cada vez más personas están disfrutando de este deporte, pero hay ciertos aspectos que debemos tomar en consideración si vamos a lanzarnos a correr por los senderos de nuestras montañas.

Es muy común cometer errores durante el recorrido, especialmente cuando estamos compitiendo en una carrera de larga distancia, donde la presión y los nervios pueden jugarnos malas pasadas. Sin embargo, tratándose de una disciplina que requiere de fortaleza y concentración, es importante intentar evitar estos errores, si no queremos encontrarnos con más de una sorpresa desagradable durante el camino. Prepararse para una carrera de montaña requiere tiempo y dedicación, y debemos ser conscientes de nuestras propias limitaciones.

Uno de los errores más comunes es comenzar el recorrido con una velocidad demasiado alta. Aunque nos hayamos preparado a conciencia y nuestro cuerpo tenga la fortaleza y la resistencia necesaria para aguantar el esfuerzo físico, no debemos confiarnos, especialmente cuando nos enfrentamos a recorridos de larga distancia. El cuerpo necesita calentarse antes de entrar de lleno en la actividad física en sí, por lo que es recomendable comenzar a un ritmo suave, no solo para evitar lesiones, sino también para no cansarnos demasiado rápido y no soportar las siguientes etapas del recorrido. Hay que sumar kilómetros de forma progresiva, poco a poco, de forma que nuestro cuerpo aguante hasta llegar al final de la carrera.

Otro error muy habitual es olvidarse de la alimentación y de los suplementos, así como de hidratarnos adecuadamente. Un buen plan nutricional es esencial cuando estamos entrenando para una carrera, y debe formar parte de nuestra preparación física. Además, no debemos olvidarnos de aquellos nutrientes, como los carbohidratos y las proteínas, que necesitará nuestro cuerpo para aguantar las carreras de montaña más duras. A esto hay que añadirle una correcta hidratación, ya que nunca debemos esperar a tener sed para beber agua, sino que debemos intentar consumir líquidos cada media hora, más o menos, siempre teniendo en cuenta y controlando la cantidad que solemos perder a través de la sudoración.

No realizar un entrenamiento adecuado es otro error habitual. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo entrenar para asfalto que para montaña. En la montaña, nos encontraremos un terreno más inestable, con muchos más obstáculos, y tendremos más posibilidades de sufrir algún tipo de accidente. Por ello, nuestra planificación de entrenamientos siempre debe incluir estos terrenos, de forma que nuestros músculos se habitúen a este tipo de terrenos y evitemos las lesiones en mayor medida.

Finalmente, un cuarto error muy común podría ser el no descansar adecuadamente antes y después de una carrera. El descanso también debería forma parte de nuestro plan de entrenamiento, pues es un elemento básico para mejorar nuestra forma física. Una sesión de entrenamiento genera fatiga y estrés, daño que suele repararse con el descanso. A muchos corredores les cuesta mantener su cuerpo el reposo, pero es lo más acertado si no queremos llegar totalmente agotados a una carrera.

Estos son solo algunos de los errores más comunes entre los corredores, pero que tienen una fácil solución si planeamos con cuidado nuestros entrenamientos y nuestra alimentación, tanto antes como después de una carrera de montaña.

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario