Blog

Qué es el retro running

jueves, 6 de diciembre de 2018
Publicado en:

El retro running, o correr hacia atrás, es una forma de entrenamiento de carrera que nació en el Reino Unido y que posee múltiples beneficios para el cuerpo y la mente del corredor. En otras palabras, se trata de una alternativa al running que consiste en correr de espaldas.

Conocido también como reverse running, esta modalidad está ganando cada vez más seguidores, pero sus orígenes se remontan hasta los años 20, en el Reino Unido, y que ya se ha extendido hacia otros países europeos, como Italia, Irlanda o Alemania. En Inglaterra, incluso, se realizan competiciones exclusivas anualmente.

No es extrañar que cada vez cuente con más adeptos, pues ofrece a los corredores un excelente entrenamiento cardiovascular, además de que reduce el riesgo de sufrir lesiones, tanto en la espalda como en las piernas, entre otros beneficios. De hecho, existen dos estudios, realizados por las universidades de Cardiff y de Milán en 2011, los cuales señalan que los atletas que corren hacia atrás golpean el suelo de una forma más suave, evitando sufrir lesiones. También ayuda a mejorar la visión periférica y el equilibrio.

Se ha comprobado que este tipo de entrenamiento ejercita más grupos musculares, especialmente los cuádriceps. Además, existen estudios que corroboran que esta técnica incrementa el consumo máximo de de oxígeno, así como el ritmo cardíaco, de forma que una sola vuelta de carrera hacia atrás sería el equivalente a seis vueltas de carrera convencional. El retro running también ayuda a equilibrar los músculos de las piernas, pues la carrera habitual exige la repetición continua de la misma acción, pudiendo afectar negativamente a nuestras rodillas, un problema que se soluciona si practicamos la carrera hacia atrás, la cual plantea un cambio de cinética y, por lo tanto, reduce el impacto agresivo.

La carrera convencional supone que gran parte de la carga se la lleve la parte baja de la espalda. Sin embargo, correr hacia atrás permite que la carrera sea más placentera para los músculos abdominales y también para la zona lumbar. De hecho, el retro running favorece tener una postura más erguida, favoreciendo la realineación de las vértebras y aliviando la presión sobre los nervios, debido a que el atleta realiza este tipo de ejercicio con una postura más erguida, con los hombros hacia atrás y la espalda recta.

Y no podemos olvidarnos de que se trata de un tipo de entrenamiento diferente, que puede resultarnos divertido de llevarlo a cabo, lo que nos afectará positivamente a nivel psicológico. Nos permite introducir variaciones en nuestra rutina de trabajo, y nos resultará más entretenido salir a correr, especialmente si tenemos la oportunidad de entrenar en grupo

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario