Blog

Beneficios de entrenar bicicleta si corres por montaña

viernes, 14 de diciembre de 2018
Publicado en:

Las actividades complementarias a la carrera son altamente beneficiosas, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Y no solo hablamos de entrenamientos con pesas, abdominales o estiramientos, que ayudan a prevenir lesiones y a mejorar nuestra eficacia en carrera. Hablamos de los deportes alternativos, los cuales también nos ayudan a mantener la forma y a variar nuestras rutinas de entrenamiento.

Las actividades complementarias a la carrera son altamente beneficiosas, tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Y no solo hablamos de entrenamientos con pesas, abdominales o estiramientos, que ayudan a prevenir lesiones y a mejorar nuestra eficacia en carrera. Hablamos de los deportes alternativos, los cuales también nos ayudan a mantener la forma y a variar nuestras rutinas de entrenamiento.

Concretamente, escoger realizar algún que otro entrenamiento en bicicleta, es perfecto para descansar los músculos de las piernas y las articulaciones, ya que se evita el impacto contra el suelo, además de que puede suponer cierto alivio mental, haciendo nuestro plan de entrenamiento más ameno y divertido. De hecho, existen ciertos estudios que confirman que, los deportistas que combinan carrera con entrenamiento en bicicleta, tienen un porcentaje menor de lesiones, que aquellos que únicamente corren a pie.

Se trata de uno de los métodos más populares entre los corredores de montaña para completar su jornada de entrenamiento más largo, lo que se conoce como “tirada larga”, especialmente cuando nos estamos preparando para participar en una ultra distancia. En esta”tiradas largas”, que en ocasiones pueden superar las 4 horas de duración, es más probable sufrir una lesión o dañar nuestras articulaciones, es por eso que es tan recomendable alternar con la bicicleta, para evitar el desgaste físico que supone correr durante tantas horas.

Entrenar con la bicicleta nos permitirá mejorar nuestra resistencia, ya que nos permite aguantar entrenamientos más largos, en diferentes salidas. Además, nuestras piernas se fortalecerán gracias a este tipo de entrenamientos, especialmente los músculos más comprometidos para el corredor de montaña, que son los cuádriceps.

Y a la hora de elegir entrenar bicicleta de carretera o de montaña, debemos tener en cuenta que son dos disciplinas muy diferentes, y cada una nos aportará unos beneficios u otros. La bicicleta de carretera, al ser sobre asfalto, nos permite tener un mayor control sobre el nivel de nuestro rendimiento, pulsaciones y ritmo durante el entrenamiento, pudiendo realizar trabajos de resistencia o fondo mucho mejor que con otro tipo de bici.  

Por su parte, la bicicleta de montaña es más apropiada si queremos trabajar los cambios de ritmo, debido a los cambios continuos en el terreno que siempre nos encontramos en este tipo de terrenos, mucho más accidentados. De hecho, en estos casos las piernas trabajarían de una forma similar a cuando corremos a pie, teniendo que enfrentar continuos cambios de pendiente. En este caso, las pulsaciones irán variando mucho más, dependiendo de los obstáculos que encontremos durante el recorrido.

Por lo tanto, la bicicleta de montaña es la opción más adecuada si lo que queremos es habituar nuestro cuerpo a un esfuerzo similar al que experimentaremos durante la competición. Además, nos puede ayudar a familiarizarnos y a encontrarnos más cómodos en terrenos montañosos, mejorando aspectos tan importantes como el miedo a los descensos o el hecho de pasar muchas horas seguidas en un entorno menos controlado.

No cabe duda de que la bicicleta es considerada como uno de los grandes aliados del corredor de montaña y que nos aportará muchísimos beneficios, sobre todo, cuando nos estamos preparando para una importante y dura competición.

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario