Blog

Cómo tratar lesiones habituales al correr

viernes, 5 de abril de 2019
Publicado en:

Las carreras de montaña, y el running en general, se ha convertido en un deporte muy popular en los últimos años, tanto entre los profesionales del deporte como entre los aficionados. Sin embargo, también es una actividad física con un gran riesgo de lesión si nos estamos lo suficientemente preparados.

Correr es un deporte barato, fácil de llevar a cabo y nos ayuda a estar en forma, de ahí que esta fiebre se haya extendido en Canarias, un lugar que, además, puede presumir de contar con innumerables senderos con una magia y una belleza especial, el escenario perfecto para todo corredor de montaña.

Antes de salir a correr, debemos informarnos de todo lo necesario para evitar sufrir lesiones durante nuestro entrenamiento o durante una competición. Datos como el calzado más adecuado y las mejores estrategias para evitar sufrir lesiones, son muy importante si queremos convertir el trail en nuestro estilo de vida. A pesar de todo, no siempre se puede evitar sufrir algún tipo de daño. Por eso también es vital saber cómo tratar una lesión una vez se ha producido. A continuación, te hablamos de algunas de las más frecuentes.

1.- Síndrome de dolor femororrotuliano: Esta lesión es consecuencia de la sobrecarga y consiste en dolor en la zona frontal de la rodilla, debido al desplazamiento incorrecto de la rótula cuando se flexiona y extiende. El dolor se hace especialmente intenso cuando se flexionan las rodillas, al arrodillarse, caminar o correr. Para tratar esta afección, es recomendable evitar durante un tiempo los ejercicios que nos fuerzan a flexionar las rodillas, colocando hielo en la zona para aliviar el dolor. Además, también es muy recomendable probar ejercicios de fisioterapia, siempre bajo la supervisión de un profesional, para aumentar la flexibilidad y disminuir la tensión alrededor de la rodilla. Los casos más extremos pueden necesitar de una cirugía.

2.- Tendinitis aquílea: Otra lesión por sobrecarga, esta vez sobre el tendón de Aquiles, más común en aquellos corredores que aumentan la intensidad de su carrera de forma repentina. Suele comenzar con un dolor leve en la zona posterior de la pierna, por encima del tobillo que, normalmente, suele aliviarse con descanso y actividades más ligeras. Otra opción es tomar medicamentos contra el dolor y la inflamación, siempre pautados por nuestro médico de cabecera, y probar ejercicios de fisioterapia. En caso de máxima gravedad, o si el tendón se ha desgarrado, es posible que sea necesario recurrir a la cirugía.  

3.- Fascitis plantar: Se trata de la inflamación de la fascia plantar, que es una banda de tejido elástico en la planta del pie, desde el talón hasta los dedos. El principal síntoma es un fuerte dolor en la zona interna del talón, pero que puede tratarse con la ayuda de antiinflamatorios y diferentes tratamientos de fisioterapia.

4.- Periostitis tibial: Es la inflamación del periostio de la tibia, que es la membrana que recubre el hueso de la pierna y donde se insertan los músculos tibiales. Se recomienda descanso al primer síntoma, así como tratar la zona con hielo ayudará a reducir la inflamación. Además, lo ideal es descargar la zona de las piernas, junto con otras técnicas que recomiende tu fisioterapeuta. Para aliviar las molestias y acelerar la recuperación, también pueden aplicarse unos vendajes característicos, especiales para este tipo de dolencias, justo debajo de la zona de la rodilla.

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario