Blog

Entrenamiento en la cinta de correr

viernes, 26 de julio de 2019
Publicado en:

Para los corredores de montaña habituales, poder escaparnos a nuestros senderos favoritos, para disfrutar del deporte y de la naturaleza, es una de las mejores sensaciones que existen. Sin embargo, no siempre nos es posible salir, por lo que hay que buscar alternativas, si queremos mantener un entrenamiento regular.

Una de las mejores alternativas puede ser la cinta de correr, una opción válida cuando, en determinado momento, no tenemos acceso fácil a la montaña, ya sea por motivos climatológicos, falta de tiempo u otros. Estas máquinas pueden permitirnos modificar y recrear las características de nuestro entrenamiento, como la velocidad o la inclinación, para que nuestro rendimiento no se vea comprometido.

Las carreras de montaña requieren de una preparación muy específica, que necesita que el corredor entrene y se adapte al terreno cambiante, por lo que tampoco es recomendable entrenar exclusivamente en una cinta de correr, pues la técnica de carrera utilizada es muy diferente a la empleada en la montaña. A pesar de todo, es la mejor alternativa si no se puede salir a la montaña todos los días o todas las semanas.

Las cintas de correr permiten realizar entrenamientos en los que acumular desnivel positivo, alcanzar velocidades que no alcanzamos en condiciones habituales, realizar series, etc. Sin embargo, siempre debemos tener en cuenta que existen diversos aspectos que se ven modificados con respecto a correr en montaña, como son la amplitud de la zancada, la pisada, el movimiento de los brazos, la presión plantar, el coste energético e, incluso, los músculos que trabajamos.

Por ejemplo, cuando salimos a correr fuera, las piernas tienen como objetivo propulsar nuestro cuerpo hacia delante, mientras que cuando lo hacemos en una cinta, al tratarse de una superficie que se mueve hacia nosotros, no es necesario ejercer esta fuerza de propulsión. En este segundo caso, las piernas se centran más en mantener y trabajar la estabilidad.

Entre los beneficios de entrenar en cinta de correr, se incluye que se trata de un ejercicio que podemos llevar a cabo en cualquier época del año, sin que nos influya el clima y las condiciones meteorológicas, ya que se realiza bajo techo. Además, al no tener que estar alerta con respecto a los obstáculos durante la carrera, podemos centrarnos más en mejorar nuestra técnica, mejorando aspectos como la postura, los apoyos, la colocación de tus brazos o la respiración.

Editor Bluetrail

Comentarios

Añadir Comentario